Tres Morsas del Oceanográfico se despiden de visitantes y cuidadores

coceanografico
  • El acuario valenciano ha celebrado una despedida de lo más emotiva para decir adiós a Nini, Tany y Petri Nini, Tany y Petri llevan 15 años conviviendo en el Oceanogràfic.
  • Las tres morsas se han convertido en unos de los animales más queridos para los visitantes, a los que les encanta acercarse a juguetear con ellas. Pero, sobre todo, quienes les tienen más cariño son los profesionales que han estado junto a ellas cuidándolas cada día. Por estas razones ha costado tanto decirles adiós.

Estos tres animales se marchan para emprender un viaje único y mudarse al TierparkHagenbeck de Hamburgo. Los ejemplares se trasladan del acuario valenciano hasta el alemán para participar en un programa de reproducción y conservación de morsas.
Después de tanto tiempo siendo uno de los habitantes del Oceanogràfic, merecían una despedida por todo lo alto. De esto se encargaron los veterinarios, biólogos, cuidadores y responsables de las distintas áreas del recinto, que ofrecieron una fiesta de lo más emotiva a Tanya, Ninotchka y Petruska, a los pies del hábitat donde han estado todos años.

Con un cartel del que colgaba escrito ’15 años de amor a toneladas’, algunas de las personas que han convivido con ellas expresaron públicamente sus sentimientos hacia las tres ‘gorditas’, apodo con el que solían referirse a ellas. Además, estamparon varias frases de gratitud en el cristal en el que siempre se han asomado las tres morsas.
Programa de reproducción
Las instituciones de TierparkHagenbeck (Alemania), PairiDaiza (Bélgica) y el Oceanogràfic han llegado a un acuerdo para desarrollar este programa, que empieza por llevar los tres ejemplares del acuario valenciano hasta el alemán en busca de su apareamiento con el único macho probado que actualmente reside en Europa, con la finalidad, así, de contribuir a la conservación de la especie.
Posteriormente, se trasladarán a la nueva instalación en PairiDaiza, donde se integrarán en el programa de reproducción en convivencia con más ejemplares de su especie y de distinto sexo durante al menos diez años. El diseño del área donde estarán en PairiDaiza se ha hecho con la colaboración y supervisión de los expertos del Oceanogràfic, que se han asegurado de que Tanya, Ninotchka y Petruska encuentren allí un hogar óptimo, incluso en unas instalaciones más modernas y de mayor espacio que en Valencia.
Con el fin de preservar su bienestar, los cuidadores que en este momento se ocupan de las morsas en Valencia estarán con ellas tanto en Hamburgo como en Bélgica, para conseguir con éxito el proceso de adaptación. Tanto en Alemania como en Bélgica los tres animales continuarán siendo propiedad del Oceanogràfic.